Páginas

Caballeros o gandallas?

Estaba en el hospital esperando el pase de visita (ya saben que en el seguro, primero las gorditas y el café, luego los visitantes). Tendría unos 10 minutos esperando cuando a la ventanilla de al lado llega una señora pidiendo también un pase. Como no la atendieron (ya saben: espere a que llegue la encargada) se quedo en la ventanilla y cuando la encargada llegó, se acercó a mi lugar y sin decir ni "agua va" se metió a la fila para que la atendieran.

Luego de esto (yo un mucho desesperado) le pedí de favor que se formara (no habia nadie detrás mío) a lo que solo me contestó "permítame". Molesto, le dije que estaba esperando, que por favor respetara. Luego de esto y una vez que nos atendieron, la señora actuó de igual forma en los elevadores, esta vez se le metió a otra señora.

Hoy, nuevamente fuí de visita y al llegar a pedir el pase de igreso, llegamos al mismo tiempo una seño embarazada y yo. Obviamente, en esta ocasión, le cedí el lugar.

La pregunta es: por qué a una sí y a otra no? Nada me costaba dejar q la primera seño recogiera el pase y todos felices. Hasta dónde un acto de caballerosidad deja de serlo para convertirse en dejadez o gandallismo de una mujer?
Ejemplos como este se pueden encontrar en todos lados. Particularmente, una situacion que me llamla atención: en Durango, si estas esprando el transporte publico, no importa si llegas primero a la puerta para subirte, siempre se acerca una mujer con la intención de que le cedas el paso y subir antes, aunque llegue al último. En el DF la gente va haciendo fila en orden de llegada, y así como están formados, abordan. Para mi, esto es un ejemplo de organización y buena educación ya que respetas el esfuerzo del prójimo.

Y en tiempos donde se exige igualdad pero a la vez consideraciones especiales, pues... No es del todo equitativo... O me equivoco?


Quizá ya estoy divagando debido a tanto hospital el fin de semana.

Cuál es tu opinión?
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

3 comentarios:

  1. ¡Hola! pues yo quería comentar, pero como quería, ya no comentaré.. ¡gracias! jeje no te creas.

    Pues es un muy buen ejemplo de la educación.
    Creo que es independiente del sexo, femenino o masculino, habemos aún mujeres que nos gusta que sean caballerosos y somos respetuosas.

    Pero sinceramente, hay gente que creo, se ha insensibilizado a lo que sucede a su alrededor. Ese egoísmo que nos hace pensar que somos únicos en el universo.
    Y la realidad es, que todos dependemos de todos.

    #hedicho

    Me encantó tu entrada.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Jarla!
    Creo que a todos nos gusta tratar con gente respetuosa. Aunque hay quien lo confunde con obligaciones... Creo que todo se resume en el "no hagas lo que no quieras que te hagan"

    ResponderEliminar